Música

Martes, 25 Jul 2006

Biografía de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota

Los orígenes de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, pueden rastrearse en la existiencia de dos comunidades de artísticas nacidas en los años sesenta: La Cofradía de la Flor Solar y La Casa de la Luna. La leyenda cuenta que el guitarrista Skay Bellinson venía de estudiar en Londres (donde el rock y la psicodelia estaban en la cima) y París (donde participa de revueltas estudiantiles como el Mayo Francés).

Ya radicado en Argentina, forma el grupo Diplodocum Red & Brown (ensayaban en el sótano del Paseo comercial “Rodrigo” de calle 51 entre 5 y 6), que mezcla rock psicodélico con elementos audiovisuales y teatro.

Después de musicalizar una película, La Cofradía… y la Casa de la Luna confluyen en el escenario del Cine Opera de 58 entre 10 y 11, fecha en la que Skay conoce a la “Negra” Poly, en lo que puede señalarse como uno de los primeros momentos fundamentales para el grupo.

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota Más tarde repiten los recitales en la ciudad (música, más teatro, bailarinas, etc., así eran las primeras “fiestas ricoteras”) e intentan instalarse en Capital, mientras La Cofradía… se disuelve. Poly y Skay (ya inseparables) regresan de Tandil, y se reúnen con La Casa de la Luna en City Bell, donde arman talleres artesanales, entre los que se encuentra el de Ricardo Mono Cohen, más conocido como Rocambole, otro nombre importante para la historia de Los Redondos.

El Indio Solari aparece en escena en Valeria del Mar, donde administraba un pequeño hotel y manejaba un taller de estampado en telas junto a, entre otros, Guillermo Beillinson, hermano de Skay, con quien además había escrito el guión de dos películas llamadas: “Ciclo de Cielo sobre Viento” y “Horizontes de metal“. Cuando el Indio Solari llega a La Plata, conoce a Skay, en lo que es seguramente, el otro momento fundamental para el grupo.

La historia del nombre de la banda es un misterio, aunque hay versiones que aseguran que encontraron una receta para hacer “Redonditos de Ricota” de una tal Patricia Rey. El título era “PATRICIA REY Y SUS REDONDITOS DE RICOTA”. De todas formas, la anécdota forma parte del mito. Mientras, comienzan a ensayar y surge la posibilidad de tocar en Salta, adonde llegarían para saldar una deuda de Rocambole con un taller llamado “El Mercurio”.

En un boliche de esa ciudad, para un público de “cogotudos y un comisario que se divertía viendo el show”, tocan canciones como “Mi perro dinamita“, “El bazar de Wakeman y Fripp” y “Blues del Noticiero“. Mientras, uno de los personajes ricoteros de esa época, el “Doce“, repartía buñuelos de ricota entre el público.

A partir de ahí, la “fiesta ricotera“, se repetiría cada vez con más intensidad, con recitales en el Teatro Lozano de La Plata ( 11 entre 45 y 46 ), los recordados “lozanazos”, con la formación del grupo ya estable: Skay Belinson (guitarra), Beto Verni (guitarra), Basilio Rodrigo (guitarra), Fenton (bajo), Bernardo Rubaja (órgano), Chirola (batería), Ventura (percusión), Carlos “Indio” Solari (voz), Ricky Rodrigo (violín). Carmen “La Negra Poly (por polilla)” Castro, que ya había asumido su rol de “manager y directora artística” cuenta que: “El orígen de las fiestas fue, en una época de tante muerte y represión, salir a joder y a divertirse, el desenfado. Hasta entonces el rock era muy solemne, sin espacio para la diversión…” (en “Corazones en llamas”, Ramos-Lejbowicz, pág. 20).

En esos primeros recitales el espectáculo consistía, además de la música, en proyecciones audiovisuales, performances de teatro, monólogos y otras manifestaciones de “libertad expresiva”, a cargo de la troupe redonda conformada por cinco bailarinas, payasos, Rocambole (artesano y dibujante encargado de la puesta en escena y estética de la banda), el cocinero encargado de repartir antes de cada recital los famosos buñuelos de ricota y el “maestro de ceremonias” Sergio “Mufercho” Martínez. La publicidad era con volantes, pintadas en paredes y el clásico “boca a boca”.

El siguiente paso, Capital Federal, se daría gracias a testigos porteños y periodistas de rock (como Fontova o Kleinman, de la revista “Expreso imaginario”) que desparramarían el mito del grupo en Buenos Aires. El lugar elegido para ese debut sería el Centro de Artes y Música (ex El Periscopio), donde tenían anunciadas dos funciones de las que se realizarían solo una, ya que los dueños del lugar cancelarían la segunda gracias a la “inmoral” conducta del ballet ricotero que había subido al escenario en pequeños trajes de baño transparentes.

Después del debut en Buenos Aires, la revista Expreso Imaginario en su edición número 26 publica: “Al fin se produjo la presentación capitalina de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, una delirante banda platense que puede llegar a sacudir el almidón de nuestra música a fuerza de rocanrol y buen humor”.

En ese recital, como en otros, el “Sultán“, vestido con un traje impresionante repartía los buñuelos de ricota a través de un séquito de Efebos casi desnudos, mientras las chicas del ballet llevaban mallas estampadas con estrellas, conformando las “Superwimen“, y el payaso Martínez interrumpía con monólogos de inspiración dadaísta. Algunas canciones de ese show fueron “Mariposa Pontiac“, “El Hidromedusa“, “Spiroqueta Palidum” y “El bazar de Wakeman & Fripp“. La formación había cambiado, con el Indio Solari (voz), Skay Beilinson (guitarra), Gabriel Jolivet (primera guitarra), Bernardo Rubaja (teclados), Migoya (batería) y Néstor Madrid (bajo). Poli segúia como mánager, productora y “alma” del grupo.

Ya en años de dictadura, las presentaciones se hacen más peligrosas, sufriendo algunos de los integrantes detenciones y allanamientos. Esto genera que Los Redondos se separen por un tiempo. El Indio Solari se vuelve a Valeria del Mar y Skay y Poli a Mar del Plata. Para ese entonces, la dupla Beillinson-Solari ya contaba en su repertorio futuros clásicos como “Mariposa Pontiac“, “Rock del País“, “Un tal Brigitte Bardot“, “El Gordo Tramposo“, “Maldición va a ser un día hermoso“, “Mi perro Dinamita“, “Honolulu“, “Blues del noticiero“, “El Bazar Wakeman & Fripp“, “La chica de la cafetería“, “Rock 18” y “El Hidromedusa“. A los que se agregarían, para un show en el Teatro Margarita Xirgu un año nuevo de 1978, canciones como “Qué mal celo“, “Mejor no hablar de ciertas cosas” y “Aquella solitaria vaca cubana“.

En 1981, el grupo agrega a otros músicos: Diego Rodríguez (batería de Los Abuelos de la Nada), D’ Aloisio (bajo), Ricky Rodrigo (teclados y violín) y Pato (guitarra). Esa fromación comparte un recital mitológico en el polideportivo de Gimnasia de La Plata con Sumo. Asisten todos los integrantes menos el Indio Solari, quien se abstiene respetando su lema de “solos y de noche“: tocar sólo de noche y no compartir el escenario con otras bandas. El repertorio de esa noche fue “Mejor no hablar de ciertas cosas“, “Criminal Mambo“, “Nene - Nena“, “Para Monona Blues” y el “Blues de la libertad“, entre otras.

Más tarde comienzan su primer gira a nivel nacional. Es durante ésta gira cuando la desgracia le da el primer golpe fuerte al grupo: en un viaje de Salta a Jujuy fallece su nuevo guitarrista, Ricardo Meyer, en un accidente automovilístico.

Al año siguiente, tocan en el festival Pan Caliente junto a León Gieco, Litto Nebbia, Celeste Carballo, La Fuente y Los Abuelos de la Nada. Pero la policía los hace bajar del escenario ante el baile de Monona (otro personaje ricotero, la de “Para Monona Blues”), casi desnuda… “Bajan ustedes o subimos nosotros!”, decía la policía. Después tocan en los bares Zero y La Esquina del Sol, donde sube al escenario el periodista Enrique Symns haciendo monólogos, acompañado por las Bay Biscuits (Fabiana Cantilo, Viviana Tellas e Isabel de Sebastián). Después, Los Redondos graban un demo en estudio, bajo el sello RCA, con los temas “Nene nena“, “Mariposa Pontiac“, “Superlógico” y “Pura Suerte“.

En 1983 siguen tocando, en bares y teatros como el mitológico Bambalinas de San Telmo, junto al FontovaTrío y Los Twist, donde además de los monólogos de Symns y el Mufercho, Monona sale vestida con uniforme militar al escenario para terminar exhibiendo su cuerpo desnudo y pintado de dorado. En esos momentos, el grupo ya contaba en su formación al “Trompita” Bucciarelli, Ale Pensa en batería, el Gonzo Palacios en saxo, Rodolfo Gorosito en guitarra y Laura Hutton en coros. También habían aparecido nuevas canciones como “Golpe de Suerte“, “Vamos las bandas” y “Cua Cua Amén“.

Al año siguiente se van Pensa, Gorosito y Hutton, y luego el Gonzo Palacios, que tenía muchas actuaciones con Los Twist. El grupo sigue creciendo: ingresan el Piojo Avalos en batería, Tito “Fargo” D’ Aviero en guitarra y Willy Crook en saxo. Mientras, Viviana Tellas canta “Hércules Mío” y “Mi Madre Alemana” en algunas de sus presentaciones y componen nuevas canciones como “Ñam fri frufi fali fru“, “Barbazul versus el amor letal” y “Te voy a atornillar“, “El regreso de Mao” y “Rodando“.

El 84 también es el año en el que aparece la primera producción independiente de la banda. El disco se llama Gulp! y es grabado en el estudio de Lito Vitale, que además es el invitado en los teclados. La tirada inicial de 6 mil vinilos y cassettes y con arte de tapa a cargo de Rocambole, se agota rápidamente, mientras el grupo se hace popular, con un público que empieza a llamarse “Las Bandas“. Tocan en “Stud Free Pub”y “La Esquina del Sol”, pero los pubs empiezan a quedarles chicos y se mudan a Prix D’ Ami, La Capilla, Gracias Nena, Palladium y Cemento, donde presentan el disco.

Para el año siguiente, el público ya supera facilmente las mil personas gracias al “boca a boca”, a las presentaciones en vivo y a la venta del disco.

En el 86, aparecen nuevos temas que se incluyen en el nuevo disco: Oktubre. Grabación que los confirma en la popularidad, con clásicos como “Semen - Up“, “Fuegos de octubre“, “Motor Psico“, “Preso en mi ciudad” o “Ji Ji Ji“. El arte de tapa, inspirada en la estética comunista de principios de siglo pasado, también pertenece a Rocambole.

A fines de año el grupo decide incorporar como un engranaje estable de la máquina al tecladista Andrés Teocharidis y se presentan en Paladium ante 1200 personas. Para este recital cuentan con Daniel Melero que tocaba por entonces en “Los Encargados” (uno de los primeros grupos tecno nacionales) y Claudio Cornelio de “Don Cornelio y la Zona” como músicos invitados. Con la misma formación tocan en el Parakultural, mientras “Ji ji ji” desplaza a “La bestia pop” como himno ricotero.

Al poco tiempo, Teocharidis muere en un accidente y Skay y el Indio Solari deciden no reemplazarlo y dejar de tocar por un tiempo. Durante ese descanso, Skay viaja a España y es invitado a tocar junto a “Los Toreros Muertos”. Con este grupo participa de algunos conciertos como invitado, aunque luego desecha el ofrecimiento de incorporarse formalmente a la banda.

En el 87 se repiten los Cementos llenos con cambio de integrantes: Walter Sidotti (ex-baterista de Los Argentinos) es el nuevo baterista y Skay queda al frente con una sola guitarra ante la salida de Tito Fargo D’aviero. Con esta nueva formación componen las nuevas canciones que serían la base del tercer disco: “Vencedores Vencidos”, “Masacre en el Puticlub“, “Noticias de ayer“, “La parabellum del buen psicópata“, “Ella debe estar tan linda y “Todo preso es político“.

Al siguiente año, después de un tiempo sin tocar, vuelven a Cemento, donde se despide el saxofonista Willy Crook para unirse a “Los Abuelos de La Nada“. Es reemplazado por Sergio Dawi, completando la formación mas estable y recordada del grupo. Así graban “Un bajón para el ojo idiota” en los estudios “Panda”, nuevamente, publicado por Del Cielito Records y distribuido por DBN. “Es el que refleja más fielmente el sonido del grupo”, contaba Solari por esos días, mientras “Vamos las bandas” se convertía en otra de las canciones emblemáticas del grupo. Las presentaciones del disco son otra vez en Paladium, en el teatro Fénix de Flores y el Bambalinas de San Telmo.

Algunas de las canciones que quedaron en el disco son “Masacre en el Puticlub”, “Noticias de ayer”, “Aquella solitaria vaca cubana”, “Todo preso es político”, “Vencedores vencidos”, “Vamos las bandas”, “Ella debe estar tan linda” y “Todo un palo“.
En el 89, después de llenar Cemento, Airport, Satisfaction, Skylab, Halley y el Pinar de Rocha (con 5 mil personas por función), graban su cuarto disco, “¡Bang! ¡Bang!!… Estás liquidado“, otra vez en los estudios “Del Cielito“. Algunas de las canciones nuevas son “Héroe del whisky“, “Esa estrella era mi lujo“, “La parabellum del buen psicópata” y “Nuestro amo juega al esclavo“.

A fin de año tocan para más de 25 mil personas en un Obras (símbolo del “stablishment del rock nacional”) repleto. Esto genera discusiones acerca de si el grupo no estaba traicionando sus principios independientes, sobre todo después de que el Indio Solari denostara el lugar. En ese recital comienzan los problemas de seguridad que acompañarían de ahí en más los recitales del grupo. Se produce un desbande general, destrozos y un asalto a un puesto de bebidas, lo que genera que el club confisque la recaudación del espectáculo hasta tanto “no se pagaran los daños ocasionados a las instalaciones”.

El 19 de abril de 1991 vuelven a presentarse en Obras Sanitarias, una noche que se transforma en trágica. La Policía detiene a unas 40 personas por “averiguación de antecedentes” entre las que se encuentra Walter Bulacio, de 17 años, que tras pasar horas encerrado en un calabozo es abandonado por la policía en una ambulancia del Cipec para morir después de 5 días en coma en el sanatorio Mitre, en medio de declaraciones contradictorias. La carátula pasa de “muerte por lesiones graves” a “muerte dudosa”. Se organizan marchas de repudio a las que no asisten Los Redondos, gesto que tampoco es bien recibido por parte de su público que además sospecha que la seguridad en ese recital en Obras había sido insuficiente, a raíz de que el grupo haya escatimado al máximo los gastos. Mientras, los más fanáticos incorporan un nuevo canto que se repetiría en los siguientes recitales: “Yo sabía, yo sabía, a Bulacio lo mató la Policía”.

Para fines de 1991, Patricio Rey se vuelve a presentar en Obras con su nueva placa “La mosca y la sopa“. “Mi perro dinamita” y “Un poco de amor francés” fueron sus temas más importantes. Para esta ocasión Lito Vitale es invitado nuevamente en el piano para el “Blues de la Artillería“.

En 1992, con “La mosca y la sopa” en la calle desde el año anterior, el grupo termina de asegurar su masividad mudándose a microestadios como los de Racing y Lanús y el Teatro Atenas de La Plata. También sacan un disco en vivo llamado “En directo…”, una “especie de pirata oficial”, según el mismo Skay. Esta grabación incluye shows minuciosamente seleccionadas y remasterizados en Estados Unidos, más el tema inédito “Blues del Noticiero“.

En octubre, tocan ante 38 mil personas en el Centro Municipal de Exposiciones donde estrenan temas nuevos. Por esos días, la Municipalidad de Lomas de Zamora prohíbe sus shows ya programados, lo que sería una constante en los siguientes años y eje de los conflictos generados alrededor del grupo.

Finalmente, al año siguiente, Los Redondos ya convertidos en un fenómeno popular y gigantesco tocan en el estadio de Huracán, donde presentan el disco doble “Lobo suelto - Cordero atado” (que en un principio se llamaría “Etiqueta negra“) en dos días consecutivos y sumando más de 70 mil personas entre el público. Los recitales en estadios se repetirían en el 94, tocando en Mar del Plata, Santa Fe, Rosario, Córdoba, entre otros lugares del interior.

El año 1995 los encuentra ya como un fenómeno inédito en el rock nacional, con estadios llenos en cada punto del país donde se presentan. Después de Mar del Plata y Huracán, se presentan en San Carlos, Santa Fe, donde la capacidad hotelera es desbordada por fanáticos de Los Redondos, que también se instalan en carpas en las afueras de la ciudad.

En julio del año siguiente, aparece el octavo disco del grupo, Luzbelito, que se asemeja en su oscuridad al Oktubre ya convertido en clásico. Según el Indio Solari, el disco cuenta con algunos temas “viejos y queridos”, entre los cuales está “Mariposa pontiac“, que se convierte en hit sonando en todas las radios.

Los redondos en River!!Para la presentación de ese disco, deciden alejarse de Capital Federal buscando esquivar los problemas que los envolvían, pero la polémica los vuelve a encontrar a raíz de un decreto del intendente de Ovalarría, que prohibe los recitales programados para el 16 y 17 de Agosto. La polémica genera que Solari brinde una conferencia de prensa televisada en directo por primera vez en su vida, explicando las razones y dando la nueva fecha y lugar de los recitales. Finalmente tocan en Tandil ante 21 mil personas, donde no hay incidentes bajo una intensa lluvia durante todo el concierto. Después se presentan en Villa María, Córdoba, donde se producen serios desmanes en el ingreso de las 12 mil personas que asistieron. El Indio Solari responde al hecho y dice: “estos quilombos no hacen otra cosa que acelerar el fin de la banda”.

El 98 es el año del noveno disco del grupo, llamado “Ultimo bondi a Finisterre“, con un sonido más electrónico. Esto decepciona a parte de su público, quienes acusan al grupo de contradecirse después de despotricar contra los grupos que desde principios de los ‘80 utilizaban computadoras y samplers como instrumento para hacer música. Aún así, cuando lo presentan en Racing, asisten 45.000 personas a cada uno de los dos recitales que realizan. Al año siguiente, en junio, tocan también dos veces en la disco Go! de Mar del Plata, donde desbordan otra vez la capacidad de gente y donde la violencia vuelve a hacerse presente. Estos serían los últimos shows del año, mientras planeaban recibir el 2000 con su presentación más convocante, en el estadio de River Plate.

Finalmente, el estadio Monumental recibe a Los Redondos los días 15 y 16 de abril del año 2000 con un récord: 70 mil personas en cada una de las fechas. Con la sombra de la violencia siempre presente, contratan al empresario Daniel Grinbank, con experiencia en este tipo de mega eventos. Pero igualmente ocurren incidentes afuera y adentro del estadio, donde algunos de los presentes herían con púas a parte del público.

Durante la fecha del sábado, después de parar varias veces la música, el Indio Solari vuelve a amenazar: “Vean éste como uno de los últimos recitales que hacemos”. Ese mismo año, en noviembre, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota sacan a la venta el disco sucesor de “Ultimo bondi a Finisterre“, llamado “Momo Sampler“, compuesto de 11 temas, donde siguen agregándole al típico rockanroll del grupo el uso de computadoras y samplers. Por esos días, nace Bruno, el primer hijo de Solari.

En el 2001, después de no haber llegado a un acuerdo para tocar en el Estadio de River Plate, Los Redondos se presentan el 22 y 23 de Abril en el estadio Centenario de Uruguay. Sin incidentes, con más de 40 mil personas en ambos recitales y por primera vez con bandas soporte (Tribu Mandril y Zevelé) rompiendo el antes inviolable lema “Solos y de Noche“.

El 4 de Agosto de ese 2001, tocan en el Chateau Carreras (Córdoba) para más de 40 mil personas, en el que sería su último recital, ya que deciden separarse por tiempo indeterminado. En el medio, Skay saca un disco al año siguiente como solista, con el nombre de “A través del mar de los Sargazos“, con recitales en El Teatro de Capital Ferderal, Mar del Plata y Gálvez.

La actualidad los encuentra sin rumores de reunión. El Indio Solari se dedica integramente a su hijo Bruno, mientras algunos dicen que estaría preparando su disco solista. Skay, por su parte, sigue con las presentaciones de su disco y no descarta que el grupo vuelva a juntarse, aunque a largo plazo: “Estoy seguro de que Los Redondos van a volver”, dijo, en una entrevista a Página 12.

Discografía

Gulp!, 1985
Oktubre, 1986
Un baión para el ojo idiota, 1988
¡Bang! ¡Bang! Estás liquidado
, 1989
La mosca y la sopa, 1991
En Directo, 1992
Lobo suelto, 1993
Cordero atado, 1993
Luzbelito, 1996
Ultimo bondi a Finisterre, 1998
Momo sampler, 2000
A través del mar de los Sargazos (solista de Okay), 2002

Formación inicial

Carlos “Indio” Solari: voz
Daniel “Semilla” Bucciarelli: bajo
Eduardo Skay Beilinson: guitarra
Piojo Abalos: batería
Tito Fargo D’Aviero: guitarra
Willy Crook: saxo

Para fines del 2004 se espera el segundo disco de Skay y el debut en solitario del Indio.


18 Comentarios sobre el artículo “Biografía de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota”

  1. jake comentó:

    los redondos son lo mejor del rock.

  2. yami comentó:

    hey si ya lo sabemos pero largen rpaido me muero por verlos
    asi que ya saben son lo mejor del rok:cool:y otra esta espera me esta poniendo loka de la cabesa:eek:todo bien jajaj bueno toquen chicos que estamos en la dulce espera toquennnnnn

  3. sämÿ Ö. comentó:

    la verdad nunca le había prestado mucha atención a los REDON2 pero loco, LA PUTA MADRE, de lo que me estaba perdiendo… aguanten los redondos la puta madre

  4. federico villasanti comentó:

    :twisted::cool::roll:espero que algun dia vuelva a tocar son lo mas:evil::lol::mad::roll::razz:

  5. Fer Nahu 22 comentó:

    lobosuelto_44@hotmail.com

  6. ricotero comentó:

    patricio rey una masa cn lo que acave de leer el indio y la banda alla arriba es la cuarta biografia que me leeo de patricio rey y esta es una de las mas completas y originales ricotero_rey@hotmail.com

  7. Noe comentó:

    Aguante los redondos loco!!

    :smile::cool:noe261294@hotmail.com:mrgreen::eek:

  8. chupala comentó:

    chupenla chicos y chicas!! ahhh ahhhh

  9. yo comentó:

    :cry::wink::roll::razz::oops::grin::evil::cool::???::smile::shock::twisted::neutral::mrgreen::mrgreen::neutral::twisted::shock::smile::???::cool::evil::grin::oops::razz::roll::wink::cry::eek::lol::mad::sad::sad::mad::lol::eek:

  10. chuuqitaa comentó:

    hola me entere por ahi qe los reondos se vuelven a juntar por favor qieroo saber si esto es verdad

  11. Daniel Gomez comentó:

    le agradezco tanto a mi primo y ami hermano haberme hecho escuchar esta banda increible, tengo 16 años y es lo mejor que escuche
    el indio y skay son una banda perfecta, ojala que se vuelvan a juntar, solo 1 disco mas, toda la gente lo esta esperando…
    muchas gracias al indio y especialmente a skay (guitarra perfecta)… que nos dio el mejor rock nacional!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    AGUANTE LOS REDONDOS!!!!

  12. juanma comentó:

    :evil: pagina de giles

  13. jime comentó:

    no se si sera verdad que se vuelven a juntar,,pero mataria que toquen una vez mas,,,,,Skay es el mejor!!! que recital qeu dio aca en mardel!!!!es un groso el flaco!!!!

    Indio volve loco ,,,sin los redondos,,,y sin Skay no sos el mismo;;;;;;;

    tus discos mmmmmm dejan mucho que desear,,,,,:twisted:

  14. brian comentó:

    no ubo ni abra una banda como los redondos loco….tienen que volver el dios del rock and roll….bryan_rc_rock@hot…aguante el indio y skay…((para vos soda))

  15. kusbeito comentó:

    no saben nada estas pelotudas de los redondos,si vueven LOS REDONDOS,

  16. manu comentó:

    Tengo solo 13 años, y escucho los redondos desde que naci!
    gracias a mis hermanos que me hicieron escuchar los redondos, ahora son una adiccion:)
    SOLO PEDIMOS QUE SE VUELVANA JUNTAR.

  17. Ricardo comentó:

    Muy completo che…me encanto esa biografia, igual le faltaron algunos detalles importantes, pero no importa, ya los veremos juntos de nuevo en un escenario, no nos van a fallar

  18. María comentó:

    Los redondos, los mejores del rock, una lastima que se hallan separado

Escriba un Comentario

:mrgreen: :neutral: :twisted: :shock: :smile: :???: :cool: :evil: :grin: :oops: :razz: :roll: :wink: :cry: :eek: :lol: :mad: :sad: